Rumbo a Qatar 2022: Un “invicto” sin juego


11/11/2021

Santiago Andrés Correa Isaza

Se avecina una nueva fecha de eliminatorias: Conmebol para el mundial Qatar 2022. Brasil es el único clasificado, Argentina se aleja del pelotón y el resto de los seleccionados se juega el cupo en la cita mundial en las seis jornadas restantes del certamen. Afortunadamente, Colombia desde la llegada de Rueda, se mantiene invicto por eliminatorias; desafortunadamente, tras la copa América, de 21 puntos posibles solo hemos sumado once, con seis empates (tres de ellos cero por cero), que  tiñen este tramo imbatible de la selección cafetera en un momento de incertidumbre futbolística.

Una sensación de incertidumbre es la que se vive por el momento actual del equipo deja un sin sabor. No nos anotan por la solidez defensiva que suelen dar Barrios y Mateus, esto porque, en el último tiempo, Ospina siempre sale figura; pero no anotamos porque no elaboramos. Nos convertimos en una selección que se preocupa más por lucir bien en defensa que por atacar al rival, haciendo que nuestras escasas oportunidades sean de algún destello de Luis Diaz, que hoy día es la figura del seleccionado, o hablando del mismo Cuadrado, que en tiempos recientes es un jugador en la Juventus y otro distinto en la tricolor.

Por su parte Quintero, quien se supone es el encargado de crear el juego, tampoco pudo brillar en la tanda de partidos más reciente. Ya el cuero no se toca, y pareciera que cada partido no se juega, sino que se sobrevive. Además, en los próximos encuentros ante Brasil y Paraguay en la búsqueda de seis puntos que permitan estar más cerca de la clasificación, las bajas por lesiones serán causantes de dudas en el bloque defensivo que tanto ha tratado de perfeccionar Rueda, ya que Yerry Mina, Carlos Cuesta y Oscar Murillo no estarán por lesión; eso sumado a las ausencias de peso en el medio campo de Mateus Uribe y en el frente de ataque de Falcao. Sin embargo, se suma James, en su primera convocatoria tras el 6-1 ante Ecuador, teniendo en sus manos la oportunidad de jugar a lo que sabe y devolverle la generación de ocasiones a una selección pobre en ideas de ataque.

Viene Brasil nuevamente, se necesitan los puntos y no es momento de conformarse con defender bien o con el acostumbrado “le empatamos a una selección que le ha ganado a todas las demás”;  hay que tener ambición y entender que, para estar en Qatar 2022, manteniendo un invicto de verdad satisfactorio, hay que perderle el respeto a los brazucas, generar opciones y atacarlos frenéticamente, tal como ese primer tiempo excepcional que hizo la tricolor en Barranquilla contra la selección chilena. Al final, no hay mejor defensa que el ataque.

fuente: el tiempo

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.