Metamorfosis de un periodismo reinventado


04/06/2021 

Por Vanessa Montiel y Johan Sebastian Quintero


En forma de agradecimiento por el apoyo a los pequeños medios - y cuestionamiento sobre el entorno de los mismos- es dedicada esta reseña a quienes valientemente alzan su voz.


Como alternativa al asfixiante bombardeo de información -aparentemente instrumentalizada desde arriba- se ha incrementado la consulta de nuevos medios, los alternativos que llaman, encargados de ejercer mediante una práctica menos mercantil (haciendo alusión a las empresas informativas tradicionales) un ejercicio de contrapoder.

El periodismo en Colombia ha sido edificado como un oficio cercano a los intereses políticos y económicos de las élites,  sustentado por la hegemonía y tradición. No por nada, los grandes medios de este país llevan años existiendo; Christian David Acosta (2019) nos dice que: “Finalizando la década de los cuarenta surgen las primeras cadenas radiales como RCN y Caracol en 1948”. Con lo que Acosta señala, nos damos cuenta que hoy los medios más influyentes a nivel televisivo y radial son los mismos que llevan más de medio siglo existiendo, así nos lo confirma el Proyecto MOM (El Monitoreo de la Propiedad de Medios, MOM por sus letras en inglés) cuando revela que: “En el Estudio General de Medios de 2014 [se] registra como el canal con mayor audiencia del país, por encima de los canales nacionales e internacionales” es Caracol, seguido de RCN, grandes conglomerados empresariales con influencia política -¡vaya sorpresa!-.

El trabajo informativo que hacen como medios de comunicación es muy cuestionable, el factor económico les influye a tal punto de ser lo que moldea las formas de comunicar. Los medios de alcance masivo pertenecen a grandes grupos económicos que generan una influencia en los contenidos, el lenguaje y el enfoque. Nos encontramos en un escenario no solo de interés económico sino que también vemos una concentración de medios (Tema a discutir en otra ocasión). Lo anterior explicaría el porqué de los -múltiples- lunares informativos, adjetivaciones amarillistas y tergiversación de la realidad, por parte de Santo Domingo y Ardila Lule (es decir RCN y Caracol); los grandes medios que han sido señalados como parciales al momento de mega comunicar los hechos del país. Los sucesos del paro nacional no son la excepción.

Llegados a este punto, irremediablemente nos encontramos con la pregunta: ¿Qué propósito tiene el periodismo? para validar las razones que explican el mal ejercicio que están haciendo grandes medios ya muy mencionados en esta reseña. La respuesta nos la da Daniel Coronell en una entrevista publicada por El Espectador en 2016 cuando afirma que “El propósito del periodismo no es que se haga justicia, es exponer hechos. Lo que tiene que hacer el periodismo es ser un contrapoder, buscar hechos que alguien poderoso quiere ocultar; eso hace que nuestro oficio tenga sentido social”. Analizando lo que hace RCN y Caracol claramente va en contra de las afirmaciones de Coronell ya que el ejercicio que hacen no es de “contrapoder” sino de lucro económico.

Anteponiendose a todo lo anterior nos encontramos con el ejercicio que está haciendo La Fundación Paz y Reconciliación (PARES, una institución sin ánimo de lucro) en donde hace poco publicó en su canal de Youtube una nueva sección de contenidos comunicativos audiovisuales que se titula: “#EnPocasPalabras”, es apoyada por los reconocidos periodistas Ariel Ávila y Julian Martinez, la intención que tiene la fundación para publicar esto es: “generar conocimiento e intervención social, mediante la investigación y el análisis cualificado de la realidad en los ámbitos de seguridad; conflicto armado interno; derechos humanos(...)” (Pares, 2018). La unión del periodismo busca construir nuevas perspectivas para comunicar las grandes coyunturas del país.

En esta serie de videos (Solo hablamos de uno de los muchos tipos de contenidos que tienen  publicados) nos encontramos con un ejercicio periodístico más allegado a lo que Daniel Coronell afirma. Un ejemplo de esto, es el contenido publicado en YouTube el 16 de mayo del 2021 que se titula: “#EnPocasPalabras El gran matrimonio de María Fernanda Cabal y José Félix Lafaurie”, en este video se evidencia la tarea de vigilancia al poderoso, también se denuncia a la controversial senadora del Centro Democrático, muy conocida por sus afinidades políticas a la extrema derecha. El periodista Julian Martinez afirma que Cabal “ha sido financiada, entre otros, por empresas vinculadas en despojos de tierras”; en esta oración se ve reflejado, junto a todas las pruebas que anexan, el ejercicio que le da el sentido social al periodismo, del que Coronell habla y que no se ve evidenciado en los grandes medios (Caracol y RCN).

El asunto radica en las metamorfosis que ha tenido el periodismo, las mismas que llevan ya un tiempo surgiendo. En el caso expuesto en esta reseña, la sección informativa de PARES, data ya de un mes atrás, que junto a Ariel Ávila y Julian Martínez comenzaron a tratar en videos cortos temas relevantes para el contexto que golpea la actualidad, “convulsionada” dicen algunos, “manipulada” afirman otros. En estos se tocan temas políticos -ciertamente delicados- que dejan entrever una nueva forma, no solo de analizar sino de comunicar los hechos del país. La estrategia es simple: menos de 10 minutos, pluralidad de voces, datos y opiniones sustentadas. Esta unión goza de convicción y profesionalismo. Quizá los grandes deberían aprender de ellos. Queremos añadir una invitación a conocer, apoyar y acompañar estos contenidos alternativos.

La Fundación Paz y Reconciliación no es la única que está haciendo este ejercicio de contrapoder. También, se pueden destacar medios como La Cola de Rata y sus muy llamativos artículos o lo que hace Cuestión Pública con sus investigaciones referentes a  funcionarios públicos, el importante trabajo de Gonzalo Guillen y Julian Martinez en La Nueva Prensa se tiene que resaltar. Son estos, los medios alternativos que están fuera de los intereses económicos, los que reivindican la profesión, llevándola a una metamorfosis que rompe las formas de comunicar que han sido hegemónicas y nos vemos ante una reinvención del periodismo.  

En este punto, podemos detallar lo regular -cercano a lo pésimo- del periodismo en el país, ¿Por qué debe ser una fundación la que haga un verdadero ejercicio de contrapoder y no los grandes medios? Dentro de las capacidades que cada ejercicio comunicativo pueda tener, son los medios grandes e influyentes los encargados de hacer la labor que Coronell proclama, teniendo las facilidades que brinda el capital económico. Pero no es así, son en verdad los medios alternativos los que hacen contenidos y producciones comunicativas que le dan el sentido social a la profesión. Con todo lo expuesto, es más adecuado consultar medios independientes, con poca capacidad económica pero que cuentan con intachable veracidad que los medios grandes no tienen, ya muy desprestigiados por el conocimiento de sus intenciones.

A modo de reflexión, insistimos que tal como lo leyó al principio del escrito, esta reseña se inclina hacia un análisis del oficio del periodista, que pasa por altibajos, los cuales por practicidad del tema no mencionaremos; sin embargo, también nos arrimamos al agradecimiento por quienes hacen (hacemos) la comunicación desde los principios del oficio, buscando visiones cercanas a la realidad, y pescando los términos adecuados (sin contar los formatos) para que lleguen a usted. Los medios alternativos son un gran torrente de arena para contrarrestar la falta de ética periodística de los grandes de la TV y la Radio, el dinero no debe permear el ejercicio periodístico. Por lo mismo, es necesario apoyar estos medios para propiciar que los contenidos que produzcan sean llevados a mayor cantidad de gente, además de exigir su calidad y responsabilidad frente a la comunicación de los hechos. La tarea es no dejar morir esta nueva forma de comunicar. Gracias por el apoyo. ¡Lo alternativo no se toca carajo!



Bibliografía
Acosta, S;       Christian     David (2019):      “Ondas      informativas:      surgimiento      del      periodismo     radial     en     Colombia     (1930-1948)” ,     en     Revista      Internacional     de     Historia     de     la     Comunicación (13),      pp.     186-215. 

Contreras, D. (2016, 10 julio). “El periodismo debe ser un contrapoder”: Daniel Coronell. El Espectador. https://www.elespectador.com/entretenimiento/gente/el-periodismo-debe-ser-un-contrapoder-daniel-coronell-article-642571/Fundación Paz y Reconciliación. (2018). 

La fundación. Pares. Fundación Paz y Reconciliación. https://pares.com.co/- (2021, 16 mayo). 

#EnPocasPalabras | El gran matrimonio de María Fernanda Cabal y José Félix Lafaurie. [Vídeo]. YouTube. https://www.youtube.com/watch?v=lP4oZFj0g08RCN Televisión. (2016, 25 marzo). 

De quién son los medios. http://www.monitoreodemedios.co/rcn-television/



Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.