Fueron dejados en libertad los dos policías implicados en el asesinato de Santiago Murillo