75 migrantes murieron al naufragar frente a costas de Libia


21/11/2021

Ángel Lozada


Considerada como una de las tragedias más graves ocurridas en la llamada ‘ruta migratoria del Mediterráneo Central’ fue la revelación de este sábado por parte de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM); se trata de un relato de 15 supervivientes rescatados por un barco pesquero del desastre marítimo ocurrido el pasado miércoles frente a la ciudad de Zuara, ubicada al oeste de Libia –a 60 kilómetros de la frontera con Túnez–.


Esta embarcación es la única, a la fecha, de la cual se ha tenido información pese a que fueron tres barcos los que partieron este martes de las costas libias de Zuara y Zuaviya, base de distintas mafias de la región norteafricana dedicadas al tráfico de personas, armas y combustibles.

 
Sin embargo, la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) reveló este miércoles la interceptación de 307 personas por parte de patrulleras libias que intentaban viajar a Italia en barcos irregulares y que fueron devueltas al puerto de la capital, Trípoli, pese a la consideración de “país no seguro” por parte de la comunidad internacional debido a su crisis interna desde 2011.


Con esto, la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) suma un total de 29.400 migrantes que han sido interceptados en el Mediterráneo Central y obligados a retornar a Libia en lo que va del 2021, el triple de personas durante el mismo periodo de tiempo en 2020: 555 fallecidos y 736 desaparecidos en diversos naufragios frente a los 381 y 597 migrantes respectivamente del año anterior.


El pasado viernes, el Geo Barents, un barco de búsqueda y rescate perteneciente a la ONG Médicos sin Fronteras (MSF), desembarcó en las costas de Sicilia, Italia, un total de 186 supervivientes rescatados el 15 y 16 de noviembre, incluidos 10 cadáveres de personas que intentaban cruzar al otro lado del Mediterráneo y que posiblemente habrían muerto asfixiadas por el olor tóxico a combustible al estar más de 13 horas dentro de un bote de madera.


“Muchos de los supervivientes tienen signos visibles de la violencia y los abusos que sufrieron en Libia, mientras que otros llevan ese sufrimiento por dentro; la mayoría están agotados y se encuentran muy débiles después de casi una semana en el mar”, explica la ONG en su portal web. “... Una vez más somos testigos de la falta de voluntad de Europa para proporcionar labores de búsqueda y rescate dedicadas y proactivas que tanto se necesita en el Mediterráneo Central” dijo Caroline Willemen, coordinadora de Médicos sin Fronteras dentro del Geo Barents.


Esta zona, considerada por MSF como ‘la ruta migratoria más mortífera del mundo’, tiene casos todas las semanas de migrantes provenientes de Guinea, Nigeria, Costa de Marfíl, Somalia y Siria, y demás países africanos y del Medio Oriente que intentan navegar en barcos con el objetivo de llegar a las costas de Europa en búsqueda de mejores oportunidades y escapar de la violentas crisis dentro de sus países de origen.

Foto: Tripulante del Geo Barents operado por Médicos sin Fronteras tras rescatar a 186 migrantes supervivientes de un naufragio el pasado martes en el Mediterraneo Central // Virgine Nguyen Hoang - EFE


Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.