Zozobra nocturna


Por: Valentina Mora Sinning

Hace días las aves dejaron de entonar sus vívidos cantos en mi ventana y no sé si callaron por el frío clima de Mayo o por las balas resonando en las largas madrugadas. Hoy, tras una pesadilla, me he despertado. ¿Fueron reales los lamentos proclamándose y las madres sollozando?, ¿Fuimos gobernados por creencias coloniales? Las preguntas sin respuesta me acompañaron durante los quehaceres matutinos, la corta caminata a casa y el lavado de trastes al final del día. Nada fue de ayuda ante la angustia, los medios tan solo dieron barruntos de aquello que tanto temí; el terror nocturno parecía no ser onírico y la sangre de las víctimas tocaron mis talones. Una vez más auguro noches contando muertos en el viejo sofá de casa, una vez más los gritos serán la banda sonora de mis ensoñaciones.

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.