RESEÑA: MINARI. MÁS QUE UNA PELÍCULA, UN REFLEJO


26/08/2021

Tatiana Tolosa


Director: Lee Isaac Chung – País: Estados Unidos – Año: 2021 – Duración: 116 min – Disponible en: salas de cine desde julio 22. 

La cinta trata de una familia surcoreana en la década de los 80 que busca salir adelante en la zona rural de Estados Unidos. En un principio se puede llegar a pensar que esta es una película que cuenta la típica historia del sueño americano, pero no es así. Las emociones y la forma en que se desarrolla la historia no solo retratan las dificultades y desafíos a los que se enfrentan una familia inmigrante, sino que en realidad toda persona puede sentirse identificada. Las complicaciones económicas, de salud, la falta de oportunidades, dar inicio a un proyecto y las discusiones que empiezan a surgir entre la familia al tener que adaptarse a nuevas costumbres  son factores que para muchos no son ajenos, así no hayan tenido que salir de su país de origen.

La historia cuenta cómo la familia Yi, conformada por el padre (Jacob), la madre (Mónica), una hija mayor (Anne) y el hijo menor (David) —quien sufre de problemas cardíacos— deciden mudarse de California a la zona rural de Arkansas siguiendo el deseo del padre de poder tener su propia granja, ya que por mucho tiempo habían subsistido trabajando en criaderos separando pollos. Mientras luchan para salir adelante con su nuevo negocio, se une a la familia la singular abuela materna, quien no se ajusta a los estereotipos que David tenía en mente de una abuela estadounidense. Es una mujer que no cocina, solo sabe algunas palabras en inglés y le encanta el juego de cartas. De allí surge una relación entre nieto y abuela a veces cómica y otras veces triste. 

Es una película que mantiene la atención del espectador en todo momento, sin duda el drama y la incertidumbre es la esencia que contiene. Aunque al final refuerza la idea de que la perseverancia, el trabajo duro y el esfuerzo, garantizan el triunfo; lo muestra de forma realista, en donde no todo se resuelve como por arte de magia y es para siempre, sino que poco a poco se van logrando algunos objetivos y otros hay que modificarlos según las circunstancias. Además deja un final abierto, lo que rompe con el típico “felices para siempre”, permitiendo que el espectador deje volar su imaginación según su criterio.

Las formas de ser de los personajes están muy bien construidas, ejemplo de ello es el mostrar a Anne como una chica madura para su edad.  Generando que el espectador empatice con ellos y que, en algunos casos,  pueda llegar a derramar una que otra lágrima. Las locaciones por las que optaron son excelentes, permitiendo observar la esencia del campo, su belleza, la lejanía, además  del esfuerzo y el conocimiento que se debe tener para trabajar la tierra. 

En la mayoría de las escenas familiares se presencia una fuerte tendencia hacia los colores cálidos, generando una sensación de armonía, cariño y amor; lo que refuerza el guión, mostrando al final la familia unida superando los obstáculos. Por otro lado, la cinta está disponible en salas de cine (subtitulada) dejando en audio su idioma original (coreano e inglés) lo que permite tener un mejor acercamiento a la intención, ritmos,  fuerza y sentimientos con que actuaron los personajes.  

Es importante resaltar que la historia está inspirada en la propia vida del Director Lee Isaac Chung, el cual mencionó que antes de poder escribir Minari no tenía ninguna inspiración, pero esta llegó cuando vio el nombre de la novelista Willa Cather, quien una vez dijo: “La vida comenzó para mí cuando empecé a dejar de admirar y comencé a recordar”. Lee afirmó: “De esta manera se me ocurrió la idea de escribir Minari; empezó para mí, cuando dejé de admirar y comencé a recordar” (fuente IMDB). 

En mi opinión es una de las mejores películas, presentando en pantalla de forma cruda algunas de las dificultades, retos y superaciones que enfrenta una familia inmigrante; quienes al tener que adaptarse a los cambios pueden llegar a cuestionar su propia identidad. No es de extrañar que esta cinta haya tenido varias nominaciones a los premios Óscar, entre ellas: a mejor director, mejor actor, mejor película… y que haya ganado el premio a la Mejor Actriz de Reparto con Youn Yuh-jung, quien interpretó a la abuela materna. Sin duda alguna, esta es una de las películas incluidas en la lista que a nuestro lector(a) le recomiendo. 

Imagen: El Espectador Imaginario




Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.