Paro hasta que paren


12/06/2021

Santiago Andrés Correa Isaza



Y entonces, pasó

La gota que el límite del vaso cruzó;

Hay dos opciones: Nos resignamos ante la decisión

O nos levantamos contra la opresión.

Resignarse es solo ceder ante el abuso

Agachar cabeza, y soñar mientras, en vida, muere el mundo;

Levantarse, parar lo cotidiano, porque la barbarie no es parte de la rutina

Colombia, tierra querida, siente la sangre en la herida.

Porque América Latina lleva desgarrada un buen rato

Y Colombia, desde hace un tiempo, se cae a pedazos;

Sí el Covid cede un poco estando vacunado¡

El estado huye ante un pueblo liberado!

Un pueblo que arriesga las lágrimas de su madre por el futuro de sus hijos

Las arengas no solo son canto, son reflejo de la unión de los testigos

Los medios censuran la disputa y lo llaman delito, los políticos lo llaman vandalismo¡

Si supieran que el delito es ceder ante un cerdo y que el pueblo no pertenece a ningún ismo!

¿De que nos hablas, viejo, cuando culpas al pueblo del paro andante?

¿Acaso el joven hizo trizas la paz y mató a los marchantes?

Es obvio que el paro, para ustedes, es un lío inmenso y cosa de ignorantes

¿No ven que hablan más de los que resistimos que de la lesión de James?

Paramos, para detener la tiranía

Paramos, para que la violencia no sea nuestra última salida

Paramos, por los que se fueron en medio de la algarabía

Paramos, hasta que no pare la melancolía.

Hace un mes, empezó el manifiesto en las calles

Hace un mes, empezó la verdadera reforma de un país nublado como la punta de los cerros

Hace un mes, que la muerte es mejor negocio que la corrupción de los rastreros

Hace un mes, hace un mes que empezó el paro, cantan los corraleros.

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.