La cosa está dura, arriba ya nadie responde, ya ninguno dice nada.


10/07/2021

Vanessa Montiel


¡Qué nos va a importar si son las seis de la mañana, o si son las cinco de la tarde! 


El platanal grita y dicta

cómo sentencia meritoria de la inagotable cobardía,

así el rojo abunda, del suelo la sangre a chorros brota.


Y es que piensan que no pensando llegarán muy, muy lejos,

que siendo lobos dóciles ascenderán, pero son los corderos

y apenas disparen según la orden, caerán en los mataderos

suplicando piedad, por quienes enviaron a los cementerios.


Y ni Dios, ni la Patria les perdonaran la traición al pueblo,

las cabezas rodantes, las piernas rotas, los torsos desnudos,

los insultos, los gritos y llantos provocados por los malvados

que perpetraron la desdicha, la violencia para acallarlos.


Acá en Colombia, para matar la hora a ninguno afecta,

puede ser de noche, o quizá las seis de la mañana,

o las cinco de la tarde, pero nuestra guerra no indigna,

está desatada, ya la gran prensa ni analiza, ni dice, ni anota.


¡La vida del joven el Estado acorta, porque aquí ya nada importa!

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.