Escalera al porvenir


14/07/2021

Luisa Carrero
Daniel Arcila


Al subir el primer escalón, la emoción y la nostalgia te invaden. Sobre lo deslumbrante que es estar en el lugar correcto con las personas correctas y en el momento correcto para apropiarse de la lucha apoyada por juventudes que, aun siendo tan distintas, comparten un mismo mensaje: “Respete la existencia o espere resistencia”.

Continúas subiendo, los murales te llaman y no puedes evitar parar. Están llenos de historia; el legado de Gaitán, de Garzón, del Che, de Francia Márquez también llaman a la memoria; Dylan Cruz, Nicolás Neira, Carolina Garzón, Beatriz Sandoval. Apropiar el “No me olvides”, tú lo decides. Reconoces el esfuerzo de las manos que los pintaron; también lamentas que muchos hubieran sido borrados, puesto que a tu corazón llegaron.

Las injusticias te impulsan a seguir avanzando, quieres llegar a lo más alto. Aprendes que para preservar la identidad artística y reflejar la esencia de la lucha popular, se necesita que dentro de ella, participe el movimiento estudiantil con la unión de sus fuerzas jóvenes y espíritus libertarios. Bajas la mirada y detrás de ti vienen las futuras generaciones proclamando las banderas y las arengas.
Llegas cuesta arriba de la escalera al porvenir. Tu respiración se acelera. Presientes el final de la propia lucha. Pero no ves nada, todo fue pintado o sigue de blanco…


Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.