El velero que navega mis pensamientos


19/09/2021

Kleberson David Rodriguez Torres



El techo es el puerto de mi velero,
lo veo, siento, muero, revivo y parto a divagar…

Adentrándome al mar de mi pensar,
inicialmente calladas aguas me acogen en el pasar de imágenes felices,
recuerdos alegres se asoman,
el sonreír de mi madre se presenta,
el abrazo de mi padre me acoge,
el beso en la mejilla de mi hermana vuelve a suceder,
mis amigos rápidamente dan rebobinar a mi mente,
donde las locuras vividas son disfrutadas en mil vidas que parecen no coincidir.

Tras la paz que sentí en el mar quieto,
el mar turbulento de mis noches se asoma por fin,
arrepentimientos, impotencia, tristeza, odio, miedo, celos,
todo me ahoga dentro de mi pequeño velero,
siento como pienso de más, aquello que me lastima, me da rencor y carcome mi piel sin piedad,
desaparece la felicidad, para luego solo morir un poco más.

Tras el cruel asesinato de mi mente a todo mi ser,
el furioso mar me está devorando lentamente,
me recorre diariamente,
me hace sentir sin poder alguno,
me hace querer morir de verdad,
quiero parar de pensar,
pero sin querer empiezo a recorrer lo más oscuro de mi ser,
no espero a veces ni el amanecer,
mis noches se hacen largas y parecen no desaparecer.

Solo cuando duermo me siento de nuevo en paz,
la rabia, el temor, la ansiedad ya no están más,
y al otro día como si nada pasara desaparece aquella noche dolorosa, viviendo como si fuera un día más, sin memoria, sin calamidades desastrosas. 

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.