El Sembrador


Tatiana Tolosa

De la tierra manjares crecen

solo con tus manos esas maravillas florecen;

con pica y pala trabajas

inmerso en el ardor de los días,

el alba es tu compañía

el ocaso tu mentor

abres camino con el azadón.

Con cicatrices y fuerza

la parcela preparas

de allí germinan semillas

papa, maíz y habas,

esas delicias que tus ancestros

un día sembraron y fueron robados.

Con dolor la plaga invadió el arte

ese, que los hombres de traje

¡no comprenden!

pretenden con migajas reconocerte.

A la deriva te ha dejado el hogar

a pesar de ser el motor de su andar

la ciudad te abraza con olvido y soledad

¿Luego no eres tú la energía de nuestro caminar?

Campesino con orgullo de la tierra eres parte

y de todos depende recompensarte.

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.